Todo lo que hay que saber sobre las listas de morosos

Listado de morosos son tres palabras que, indudablemente, no despiertan simpatía alguna.

La lista de morosos, o lista Asnef, es desagradable y también peligrosa. A ella van a parar todos los clientes de una compañía que mantienen algún tipo de deuda, pero ojo, también aquellos clientes que han mantenido alguna discrepancia con las políticas de la compañía o a los que no se les ha tramitado debidamente una baja. Es decir, muchas personas van a parar a esta lista sin que ellas mismas lo sepan, debido a una incorrecta gestión de la baja o de la denuncia del servicio o, simplemente, porque no se les ha comunicado.

Entrar es fácil, pero salir resulta algo más laborioso. Cualquier persona puede averiguar si pertenece a esta lista (pertenencia que le complicará gravemente la futura concesión de créditos, hipotecas o incluso el alta de un servicio de telefonía o Internet) visitando la página web de la Asnef y rellenando un sencillo formulario.

Un dato de vital importancia que muchísima gente desconoce es que, a pesar de que uno haya saldado su deuda, hay que ponerse en comunicación con la Asnef para desaparecer de la lista. O sea, no se es eliminado de ella de forma automática a pesar de que uno tenga las cuentas en orden. Para llevar a cabo la eliminación hay que demostrar al listado de morosos, mediante la aportación de documentos en los que se justifique el pago, que se ha saldado la deuda. También será necesario rellenar una solicitud de cancelación disponible en su página web y adjuntar dichos documentos por correo certificado a las oficinas de registro junto con una fotocopia del DNI.

La Asneg está obligada a seguir una serie de tramitaciones con los supuestos deudores, como, por ejemplo, la obligatoria comunicación por carta al deudor en un plazo no superior a 30 días desde la fecha en la que se le incluyó en la lista o la eliminación de dicha persona de su base de datos después de transcurridos seis años desde que se contrajo la deuda. No obstante, como en todo servicio cabe la posibilidad de que se produzcan fallos en su funcionamiento. Todo ciudadano tiene derecho a reclamar su cancelación en dicha lista en el caso de que el importe de la deuda no sea real, si esta no se puede demostrar o incluso si no se le ha requerido anteriormente pago alguno. Es decir, si uno descubre que su nombre está en la lista en la hipotética y desagradable situación de, por ejemplo, estar frente a un director de sucursal mientras se le comunica que está en la lista.

La Asnef está obligada a eliminar de la lista al individuo en un plazo no superior a 30 días desde la recepción de los documentos que acrediten el pago. Con todo, existen empresas que ofrecen microcréditos a personas morosas, como es el caso de Via SMS, que ofrece pequeñas cantidades a todo aquel cuya deuda no supere los 1.000 euros. Lógicamente, lo más recomendable, antes de embarcarse en otra empresa de incierto futuro, es saldar las deudas. Pero allá cada cual.

Copyright 2017